acceder
13
Noviembre
2020

El Foro Abraham para el Diálogo Interreligioso e Intercultural organizó en la tarde del 26 de octubre el webinar: ‘La Fraternidad Universal. Reflexiones desde el prisma del cristianismo, el judaísmo y el islam’, un evento inspirado en la llamada del Papa Francisco a “hacer renacer en todos un deseo mundial de hermandad”.

 

En el debate han intervenido seis ponentes. El sacerdote católico y secretario general de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), Manuel Barrios; el imán y teólogo Abdelaziz Hammaoui, y el rabino y director de

paneslistas_webinar__400

l Centro de la Comunidad Judía Europea (EJCC) han explicado cómo las escrituras sagradas en cada una de las religiones aborda el trato con el prójimo. A continuación, tres miembros laicos del Foro Abraham, Marcel Israel, que es judío sefardí y miembro de las Comunidades Judías de Madrid y de Sofía (Bulgaria); María Jesús Hernando, teóloga y Delegada Episcopal de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso de la Diócesis de Getafe, y Saif El Islam Benabdenour, doctor en Filología y traductor, han compartido su experiencia personal de la fraternidad inspirados por la fe.

 

La presidenta del Foro Abraham, Victoria Martín, que ha moderado el coloquio, ha explicado que los miembros del foro se sintieron interpelados por esta llamada a cultivar la fraternidad porque la encíclica nació ya con una dimensión interreligiosa. 

 El Papa Francisco explica al inicio del texto que se inspiró en su encuentro con el Gran Imán de Al-Azhar, Al-Tayyebl, en febrero de 2019 cuando firmaron un “Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la existencia común”.

 

Manuel Barrios comenzó su intervención leyendo la parábola del Buen Samaritano. “Jesús nos indica que mi hermano no es solo el que tengo cerca, sino todo el que necesita de mi ayuda”, sostuvo el sacerdote, explicando que la fe nos debe llevar a superar las fronteras de nuestro propio grupo y mostrar la fraternidad hacia personas de otras etnias

wbinarlive_400

 o religiones. Explicó que cada uno podemos ser, en diferentes ocasiones, los distintos personajes de la parábola: a veces el herido, a veces el caminante que pasa de largo para no complicarse, o a veces el que se detiene y ayuda a quien lo necesita. Por eso, añadió, “esta situación del COVID nos llama de alguna manera a una conversión, a pensar si estamos abiertos a ver el dolor ajeno, a no pasar de largo, y de manera concreta a tener tiempo para los demás”. Además, Barrios hizo referencia a San Francisco como un ejemplo de cómo se pueden cambiar las cosas. En el siglo XIII, el santo fue a visitar al sultán de Egipto. “Es un momento en el que había cruzadas, en el que la relación con otras religiones se entendía así, y él hizo algo diferente”.

 

Abdelaziz Hammaoui explicó que “Dios en el Corán se dirige a la humanidad como una sola familia” porque todos somos descendientes de Adam, el primer hombre, y que debemos ver la diversidad como una gracia divina. Añadió que “también nos recuerda que tenemos un origen y un destino común, valores comunes (justicia, amor, solidaridad…) y la misma responsabilidad de cuidar la casa común”, ha añadido. En cuanto a formas concretas de vivir la fraternidad, Hammaoui explicó que en el islam existe el concepto de la adoración del momento que invita a buscar la mejor manera de acercarnos a Dios en cada circunstancia concreta: “Hoy podemos sembrar el optimismo y la esperanza en nuestro entorno, y tener más empatía con los demás”. También destacó que el Corán defiende “la igualdad de todos los seres humanos, sean hombres o mujeres, árabes, blancos o negros, pues el hombre nace de la tierra, y necesita a Dios”. En respuesta a una pregunta del público sobre la enseñanza de Jesús de “amar a los enemigos”, Hammaoui relató varios episodios de la vida del Profeta Muhammad con los que mostró que siempre respondía con bondad incluso cuando recibía afrentas, con la máxima coránica de que la mejor opción es perdonar. “En el corazón de un creyente no puede haber odio”. añadió.

 

Avi Tawil, recorrió varios pasajes de la Torá en los que se afirma que “todos los seres humanos pertenecemos a la misma familia”. La Torá “repite hasta ocho veces el mandato de acoger al extranjero, ‘porque tú también lo has sido en Egipto'”, dijo. Además, explicó que la oración principal del judaísmo, que los creyentes meditan a diario, es la Shemá, y que es un momento para reflexionar sobre la diversidad de la creación en la unidad de Dios.: “El el Shemá acaba con la palabra ‘uno’, haciendo referencia a que Dios es uno”. Por eso, “cuando meditamos el Shemá vemos que hay una unidad que está por encima de todo, y esto no es una negación del politeísmo. Cuando decimos ‘uno’ es porque se apela a la diversidad, y todos esos detalles del mundo forman parte de esa unidad”, subrayó. Al recitar el Shemá cada día, “lo que hacemos es recordar que toda esa diversidad forma parte de una única cosa”. Para concluir, explicó que Dios nos pide superar nuestra naturaleza, ir más allá de lo que espontáneamente resulta natural: “Cada grupo humano tiene esa tendencia de amar solo a los que forman parte de su grupo. Pero Dios nos pide elevarnos un poquito más allá. Si tenemos empatía más allá de nuestro grupo, estamos yendo un poco más allá de nuestra propia naturaleza”.

 

Marcel Israel, judío sefardí que creció en los Balcanes, compartió cómo se vivía la fraternidad en su infancia, con la mezcla de culturas en perfecta armonía. “Los judíos en los Balcanes han vivido en hermandad con todas las etnias -explicó. Fueron los creyentes de las otras religiones, sobre todo, la Iglesia Ortodoxa de Bulgaria y a las Comunidades Musulmanas de Bulgaria, quienes salvaron a los judíos búlgaros durante el holocausto”.

 

María Jesús Hernando compartió la inspiración que le hizo primero vivir en Corea como misionera, y después, a su vuelta en España, dedicarse a la enseñanza de los jóvenes y a colaborar con un hospital psiquiátrico donde hace voluntariado y anima a sus estudiantes a hacerlo también. Citó la primera Carta de Juan: “Quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios, a quien no ve”. Además, se refirió a la oración y a la ayuda económica a ONGs como forma de multiplicar sus manos y facilitar que otros lleguen donde ella no puede estar.

 

Saif El Islam Benabdennour relató varias experiencias personales de acercamiento a personas de otra religión, por ejemplo, ayudando a limpiar una iglesia. Añadió que en el contexto del COVID “se hace más difícil compartir una sonrisa, y por eso tenemos que desarrollar más la empatía, y hacer cosas concretas para cambiar el entorno. Lo primero que tenemos que hacer es llamar a la puerta del vecino, a quien vive más cerca de nosotros y que quizás no conocemos”.

 
Pincha aquí para ver el vídeo completo.  
 
 

X


email remitente

email destinatario

algun comentario?



0






ir a pag... 1



Manifiesto por la libertad religiosa

 

abraham.logo

 

 
 
 
 


Síguenos en Facebook

facebook logo

 
 
 
 
 
 
 


---
---
Archivo
Copyright © 2012 foro abraham | Diseño y programación: José Acosta

Valid XHTML 1.0 Transitional